En general, la mayoría de las personas tienden a pensar que soñar, en el sentido de dejar volar tu imaginación, es una pérdida de tiempo …. ¡qué equivocados están! Un reciente estudio sugiere que soñar despierto puede ser la llave del éxito y de una mayor creatividad.

Estudios científicos en los últimos 15 o 20 años han demostrado que, a diferencia de la actividad neuronal localizada y asociada a tareas específicas, cada vez que dejamos volar  nuestra imaginación se activa una gigantesca red neuronal que involucra muchas más partes de nuestro cerebro. Este cruce neuronal puede verse reflejado en aspectos comportamentales como el humor y la creatividad, por ejemplo. También puede contribuir a realizar con éxito la tarea en la que estemos inmersos mientras se produce nuestro ´viaje mental’.

Para esta investigación, los neuro-científicos estimularon eléctricamente los lóbulos frontales.  Las personas que recibieron dicha estimulación mostraron una mayor capacidad para ´soñar despiertos´, pero lo realmente interesante es que la estimulación, lejos de minorar la capacidad de la persona para realizar una tarea previamente encomendada, hizo que el resultado final fuese ligeramente mejor.

El profesor Moshe Bar, director del proyecto, explica:

´´Nosotros estimulamos específicamente los lóbulos centrales mediante impulso eléctricos, porque esta región del cerebro está directamente implicada en la imaginación, y porque es donde se encuentra la red neuronal de control ejecutivo del cerebro que nos permite organizar y planificar el futuro. La estimulación externa realza la capacidad cognitiva”.

Dejar volar la imaginación puede tener efectos positivos en el desempeño de una tarea, si se produce en las circunstancias correctas.

Se solía pensar que las personas que, por ejemplo, están resolviendo un puzzle, lo hacen mejor cuando la parte ´soñadora´ de nuestro cerebro está relativamente inactiva. Esto tiene sentido ya que todo lo que sea tener la cabeza en otra cosa puede potencialmente distraernos de nuestro objetivo.

Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que la parte ‘soñadora´ de nuestro cerebro puede a veces ayudarnos con tareas que requieren atención y reacciones rápidas.

Este estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (2016)